20.2.13

Sobre el público

Muchas veces ví actores rompiendo la cuarta pared y dárselas de capocómicos generando pocas risas, muy pocas. En comedia esto es terrible... porque los actores, inexpertos la mayoría, se achican y terminan haciendo de toda la obra algo que tiene que pasar rápido, lo que casi nunca se consigue y el efecto es el contrario: plomazo largo.
Otro problema que viene de la mano de éste es que se noten las cosas pautadas, perdiendo lugar a la sorpresa, que el texto no aparezca como algo presente, como improvisado - no quiero usar orgánico - sino que se note que fue aprendido y que prácticamente se repite como loro.

El problema creo que se encuentra en dos cosas:


  1. Estar centrado en lo que se hace, en la acción.
  2. Estar conectado con el entorno y el compañero.

Estar centrado en la acción me refiero a estar dentro del escenario y no afuera. Esto no quiere decir respetar la obra y sus didascalias a rajatabla, pero sí de respetar la construcción hecha con el compañero.
Esto significa concentrate en tu acción y ejecutala hasta el final sin importar la reacción del público. Es obvio que el público influye en el ánimo de la obra - de la función - pero no debe ser un factor determinante, no puede ser que el público te tire la obra, porque sino definitivamente hay algo que está fallando. Entonces estate atento siempre a todo, lo que pase en escena, tomá todo lo que allí ocurra así sean accidentes, los grandes cómicos siempre los tomaron, la comedia es acción y muchas veces esas acciones devienen de actos inesperados.
Esto es estar conectado con el entorno y el compañero y NUNCA dejar que el público te maneje la obra.

Es muy lindo hacerle giños al público, pero para eso hay que tener un ánimo, especial o una simpatía que se construye con años y años de que la gente responda y de que no responda, este camino está para eso pa' aprender m' hijo.

Por eso se necesita un actor, un guerrero escénico, que entrene continuamente hasta robar la técnica del maestro, hasta que él mismo aprenda como llamar y emplear al nagual, que no es otra cosa que ese gran cúmulo de elementos que conforman el aquí y ahora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario