14.9.13

Disciplina orgánica

Cuando se va a un concierto, se espera que el pianista toque con todos sus dedos y que toque todo el teclado. Una persona que toca con dos dedos y unas pocas teclas no se presenta ante el público como un profesional, es decir, como un artista.
De la misma manera se espera que el actor use "los diez dedos" y toque todos su teclado, es decir, que muestre una disciplina física y psíquica, unas habilidades que ninguno de los espectadores tiene capacidad para repetir.
Un actor profesional usa su cuerpo de una forma perfecta y puede solucionar al instante cualquier problema que se le plantee al abordar una composición artística (no un cliché). El actor construye formas (podríamos llamarlas ideogramas*) que el público va a percibir y aceptar mediante una asociación visible y comprensible. Con esos ideogramas el actor puede representar todo aquello que desee.


Eugenio Barba

* Ideograma: Representación gráfica de un concepto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario