7.12.13

Un laboratorio para pensar el pensamiento

Durante 8 días intensivos, en el marco de un espacio-tiempo recortado y condensado, El Baldío Teatro atravesó su tradición con miradas y experiencias de distintos maestros y artistas.

En el mes de Julio realizamos la primera sesión del Laboratorio Teatral Internacional (LTI) de El Baldío Teatro. Algo que durante años quisimos hacer pero nunca supimos como desarrollar en forma complementara con El Séptimo, sin complicar sus tareas.
Entendemos que hoy hemos logrado ese equilibrio. Mientras las actividades Séptimo siguen abrieno preguntas que son enfrentadas (de distinta manera, por supuesto) por coordinadores y participantes, el LTI, manifiesta y expresa nuestros conocimientos al momento presente, poniéndolos en juego junto a otras miradas docentes de diversos grupos y lugares.
El laboratorio, entonces,generó un espacio-tiempo recortado y condesado donde transitaron miradas diferentes alrededor del entrenamiento del actor, el proceso creador, la relación director-actor, los niveles de la dramaturgia y los múltiples sentidos de nuestra tarea.
De esta forma, el trabajo abordó la idea del cuero, entendiéndolo como una complejidad llena de movimientos, dinámicas... pensamientos. Comprendiendo al entrenamiento como una tarea que atraviesa lo físico para modificar el pensamiento, llevándolo hacia un camino hecho a saltos cambiantes.
Entrenamiento o training. Palabras que han sido decisivas en la conformación teatral del Siglo XX, pero que se han difuminado en ambientes múltiples y confusos según nuestra visión. A diario llegan los anuncios de jornadas ligadas al entrenamiento, con un sesgo excesivamente físico. Esto no significa que esté mal, sólo que nada tiene que ver con aquello que hacemos y sigue agregando problemas a las que ya tienen las denominaciones teatrales de los últimos cincuenta años.
La búsqueda es siempre la construcción de un pensamiento en acción, que es excepcional en la vida, pero que debe ser permanente en la escena dada su capacidad de construir presente. Su carácter excepcional deriva de su costo energético y caracteriza, por ejemplo, los momentos de actividad sexual o deportivos.
El proceso de formación y preparación del actor, juega con la decidida intención de enfrentar aquello que la cultura ha construido en nosotros. De ahí su intensidad y dureza, no por lo físico, ni por lo aeróbico o anaeróbico sino porque atraviesa el cliché de lo cotidiano golpeando el pensamiento en primer lugar.
Por último ¿Cómo se traduce dicho camino con sus respuestas en el momento de la escena? Hemos confirmado que el entrenamiento abre una sabiduría del funcionamiento dinámico que facilita el trabajo sobre la misma. Durante ella el conocimiento dinámico conecta con las "imágenes" del pensamiento en acción, a diferencia de las "ideas" del pensamiento cotidiano. Entonces, reafirmamos que el proceso creador debe ser un acto de traición, a diferencia de las leyes que reglamenta el entrenamiento pre-expresivo, viejo secreto del pasaje de uno al otro.
Así lo hicimos y lo pusimos en juego con la organización dramatúrgica de Arístides [Vargas] y la mirada escénica de Charo [Francés]. Allí sumamos los cajones del Pata Corbani, las canciones con Miriam de Luca, las miradas de Diego de la Hoz (Espacio Libre-perú) o Armando Madero (La cordura del Copete y El Séptimo). Un laboratorio fuertemente latinoamericano, que arribó para quedarse.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario