30.1.14

Al poder

Ya me dí al poder que a mi destino rige.
No me agarro ya de nada, para así no tener nada que defender.
No tengo pensamientos, para así poder ver.
No temo ya nada, para así poder acordarme de mí.

Sereno y desprendido
me dejará el águila pasar a la libertad.